Beas de Segura

1575
Beas de Segura, tierra deleitosa y de buen temple, fuente mística de inspiración para Teresa de Jesús, Juan de la Cruz o Ana de Jesús, lugar de paso obligado para otros tantos literarios como Jorge Manrique, Francisco de Quevedo o Lope de Vega, histórico cruce de caminos, tierra de frontera, lugar de enclave privilegiado cuyas casas abrigadas por los montes de la Sierra de Segura observan como el río Beas inunda con sus aguas las fértiles huertas que se extienden hasta el Guadalimar.

La histórica villa de Beas está situada en la zona nororiental de la provincia de Jaén. Ubicada en el Valle del río homónimo, Beas es puente que enlaza el campo de Montiel con el Alto Guadalquivir y paso obligado de la Baja Andalucía a Levante. Es el municipio más habitado de la Comarca de la Sierra de Segura, centro económico y de influencia de los pueblos limítrofes, una de las puertas naturales de entrada al Parque Natural de las Sierras de Carzorla, Segura y las Villas, el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa, del que forma parte.

Toda su belleza paisajística y riqueza biológica se unen al patrimonio cultural que existe en la zona haciendo de su entorno, junto a las vecinas Úbeda y Baeza, uno de los más visitados de la geografía Andalucía.

 

Lugares Teresianos

Monasterio de San José del Salvador

El 24 de febrero de 1575 tiene lugar la fundación del Monasterio de San José del Salvador de la villa de Beas, décima fundación de Santa Teresa y primera en Andalucía

Muchos fueron los problemas para fundar en Beas, tanto es así que tuvo que intervenir a favor de la fundación el mismo rey Felipe II. La villa, perteneciente a Castilla, era Encomienda de la Orden Militar de Santiago y en las posesiones de la orden no se acostumbraba a fundar este tipo de conventos. Al llegar a Beas y ver como la gente recibió a las monjas, la Santa no pudo más que escribir: "Dijéronme grandes bienes de la tierra, y con razón, que es deleytosa y de buen temple". Ella misma relata en su Libro de Fundaciones su llegada: "...vinieron las monjas al principio de Cuaresma año de 1575. Recibiólas el pueblo con gran solemnidad, y alegría, y procesión. En lo general fue grande el contento; hasta los niños mostraban ser obra de que se servía nuestro Señor. Fundóse el Monasterio llamado de San Joseph del Salvador, esta misma Cuaresma, día de Santo Matías".

Dña. Catalina Godínez y Dña. María de Sandoval, hijas de un importante noble de la villa, fueron las promotoras de la empresa. Las hermanas, que el mismo día de la fundación tomaron el hábito de la orden, donaron sus propiedades a la comunidad y entre ellas unas casas familiares y la contigua de la Vicaría, que habían adquirido para establecer en sus dependencias el nuevo Monasterio. En los días previos a la venida de la Santa se adaptaron las casas: se colocó el torno, las rejas del locutorio y se abrieron unas rejas altas en los muros de la Iglesia Mayor de Santa María de Gracia para poder asistir a las misas que en ella se celebraban, puesto que la iglesia del convento no se comenzaría a construir hasta el siglo XVII, bajo el priorato de María de San José y con donativos venidos de Madrid, Nápoles y Las Indias. La iglesia con planta de cruz latina y de cortos brazos es más bien grande para lo habitual de las fundaciones de descalzas, mas dadas a la planta de cajón por razones de sencillez y austeridad. Su portada es de un bello barroco clasicista y responde al tipo de fachada denominada carmelitana, que se impone en España a lo largo de todo ese siglo.

Guardan los muros del Monasterio de Beas uno de los momentos más felices de la vida de la Santa, pues aquí conoció personalmente al Padre Jerónimo Gracián, Provincial de Andalucía, con el que intercambió opiniones sobre la Reforma del Carmelo y los problemas con los Calzados, pero también algunos momentos amargos, pues estando en Beas recibe por correo carta de las descalzas de Valladolid dándole la noticia de que la Inquisición tenía en poder el libro de su vida, denunciado por la Princesa de Éboli en represalia por cerrar y sacar del convento de Pastrana a sus monjas.

El monasterio ha sufrido los avatares de la historia, los más graves sufridos durante la Guerra de la Independencia, pero aún así conserva importantes reliquias de los santos místicos carmelitas, entre ellas destacan diversos ornamentos litúrgicos de San Juan de la Cruz, varias reliquias de Santa Teresa, el Libro de las Profesiones con autógrafos inéditos de San Juan de la Cruz y diversos enseres de la fundación primitiva.

 

El Calvario

En octubre de 1578 llegará a Beas San Juan de la Cruz, tras su huida de la prisión de Toledo, para establecerse como Prior del Calvario de Beas, en plena Sierra de Segura, donde encontró la paz espiritual que buscaba y compuso algunas de sus principales obras literarias. Desde allí vendrá todas las semanas al convento de monjas para dirigirlas espiritualmente y confesarlas. En los últimos años se ha trabajado en la recuperación del Camino del Calvario, en el que como lugar simbólico destaca la "Cruz de los Trabajos" que indica la última para que San Juan de la Cruz realizaba antes de adentrarse en las callejuelas de Beas.

 

Hospicio de Carmelitas Descalzos

En 1659, junto a la Iglesia Mayor y muy cerca del Monasterio de San José del Salvador se construye un Hospicio para los Carmelitas Descalzos a expensas de las monjas. El Hospicio hoy día forma parte de varias propiedades privadas en la C/ San Juan de la Cruz, conocida históricamente como callejón del Hospicio.

 

Capilla de Jesús Nazareno

Actualmente en el portal de entrada de una casa particular ubicada en el número 23 de la c/ La Feria se conserva una pintura al fresco en unos de sus muros que representa a Jesús Nazareno, perteneciente a una antigua capilla creada por los carmelitas descalzos del Calvario. La pintura es copia del nazareno conservado en el convento de Segovia, también conocido como el "cristo que habló a San Juan de la Cruz". Este encuentro que San Juan de la Cruz tuvo con la pintura de Jesús Nazareno en Segovia influyó en la propagación de la devoción a Jesús Nazareno en gran parte de la geografía andaluza.

 

Centro de Interpretación "La Villa Vieja de Beas, el siglo XVI y la Mística".

El Centro de Interpretación está ubicado en un antiguo convento-escuela de Madres Calasancias junto al Santuario de la patrona de la localidad, la Virgen de la Paz. Construido en el siglo XIX sobre los restos del antiguo Castillo y Fortaleza de Villa Vieja, en el espacio temático dedicado a los místicos Santa Teresa de Jesús y Juan de la Cruz se pueden visitar la sala de las moradas y la de la escala mística, además de contar con una alegoría del jardín místico y una sala de exposiciones temporales que con motivo del V Centenario albergará una exposición sobre la fundación de Beas de Segura.
Consulta otras huellas: « Segovia Sevilla »
{gallery}3{/gallery}